Make your own free website on Tripod.com

Denuncia por ruido en Hospital Materno Infantil

“Fernando Velez Paiz”

 

Dirigida a:

 

-          Ingeniero Modesto Rojas, Director de Medio Ambiente, Alcaldía de Managua.

-          Policía Nacional, Dirección de Seguridad Pública.

-          Departamento de Medio Ambiente, Ministerio de Salud, Managua.

-          Procuraduría General de Medio Ambiente.

 

Copia a:

-          Federación de Cooperativas de Transporte Colectivo.

-          Instituto Regulador del Transporte Municipal de Managua (Irtramma)

-          Federación de Trabajadores de la Salud, Fetsalud.  

 

Fuentes de ruido:

 

1- Tránsito, especialmente los buses de transporte colectivo.

Causa: sonar las bocinas innecesariamente cuando pasan, se parquean o esperan el cambio de luces en el semáforo.

 

2- Tienda ubicada frente al Hospital.

Causa: grandes parlantes en la calle, con música a gran volumen durante todo el día.

 

Afectados:

-          Pacientes del Hospital, niños y madres.

-          Trabajadores

-          Estudiantes de medicina

 

 

Según la Constitución, todos tenemos derecho a un ambiente saludable (art. 59), a la salud (art. 60) y a otros derechos reconocidos por Nicaragua (art. 46); pero también todos tenemos la obligación de velar por ese medio ambiente. Es por ello que nos preocupa este problema de contaminación acústica.

 

Estamos realizando un estudio sobre contaminación acústica en el Hospital. Nuestro objetivo es contribuir a un ambiente sonoro saludable en Nicaragua, en este caso solicitar a las autoridades correspondientes que controlen las fuentes de ruido que agreden a los pacientes y al personal del Hospital, y motivar a las víctimas para que reclamen.

 

Hicimos una primera visita de exploración, en junio.  Producto de nuestra observación, medición y conversación con personas de las que laboran ahí, pudimos obtener alguna información preliminar, que nos parece significativa y nos ha preocupado, por lo que creemos necesario sumarnos a las demandas que ya ha hecho el Hospital, y solicitar a las autoridades que controlen las fuentes de ruido citadas arriba.  

 

Aquí una muestra de lo que encontramos:

 

En la sala de "Gastro", ubicada frente a la calle, en la entrada principal, el nivel de presión sonora continuo equivalente (LAeq), conocido como nivel promedio, fue de 70.1 dB LAeq, a las 5 de la tarde. La sala está a pocos metros de la avenida, con mucho tráfico, a lo que se suma el ruido de los parlantes gigantes de la tienda que está frente al Hospital.  Según el artículo 41 de la Ley 559, Ley especial de delitos contra el medio ambiente y los recursos naturales, el nivel de ruido en los hospitales debe ser “en el día el valor guía en interiores es de 30 decibeles”.

 

Los niveles superiores del ruido del tráfico se dan cuando pasan los buses de transporte colectivo, debido al estruendo de los tubos de escape y a los pitazos innecesarios. Los camiones pesados y furgones hacen menos ruido que los buses.

 

Los/las trabajadores/as se quejan más del ruido de la tienda que del generado por el tráfico. Creemos que el ruido generado en la tienda es totalmente controlable a lo inmediato; probablemente el problema se da por desconocimiento de las leyes, que son nuevas y no han tenido divulgación.

 

Se está violando las leyes y varios derechos humanos de pacientes y trabajadores, de niños/as y madres, que deben ser protegidos por las autoridades, por mandato constitucional.

 

En vistas de que ya hay leyes y ordenanza que regulan lo referente a la contaminación acústica, instamos:

 

A la Dirección de Medio Ambiente de la Alcaldía de Managua, que mande a quitar los parlantes de la acera de la tienda (Ley 559, art. 9 y 41).

 

A la Policía Nacional, por Ley 431, Ley para el régimen de circulación vehicular e infracciones de tránsito; y Ley 559, ( art. 9 y 41) para que prohíban a los conductores sonar la bocina, especialmente al pasar o parquearse frente al Hospital. Asimismo, que revisen el silenciador de los tubos de escape. “Para efecto de lo establecido en  el artículo 9 de la presente Ley, se deberá incluir como contaminante ambiental el ruido producido por los escapes de automotores”, art. 41, Ley 559.

 

También el Ministerio de Salud debería tomar cartas en el asunto, tanto por ser la institución responsable de la salud de la población en general, como porque el problema está afectando a su personal y a los pacientes que llegan en busca de salud.

 

Igualmente solicitamos la intervención de la Procuraduría General de Medio Ambiente.

 

Los sindicatos de salud, en este caso Fetsalud, también tienen el deber de velar por sus trabajadores y por los pacientes.

 

Y las cooperativas de transporte deberían capacitar a los conductores, acondicionar sus unidades y cumplir las leyes.

 

 

Nuestra intención es simplemente colaborar y cumplir con el mandato constitucional de contribuir a un ambiente saludable.

 

 

 

Atentamente,

 

Doraldina Zeledón Úbeda.

Tel. 2684938

Pág. Web: Ruido en Nicaragua.

 

 

Managua, 25 de junio de 2006.